Página 129 - Suplemento 16 Congreso Argentino de Neurología

Versión de HTML Básico

Material y Métodos:
Varón, 36 años, antecedente de diverticulitis perforada y faringoamigdalitis;
en 2014 consulta por paresia facio-braquio-crural derecha, RMN cerebro: lesión hiperintensa en
flair y t2 en región romboencefálica. Recuperación espontánea. RMN de control normal. A los 3
meses mismo foco motor, fiebre y depresión del sensorio. LCR: 200 células, glucorraquia: 36,
proteínas: normales. Inicia pulsos con metilprednisolona, con recuperación del sensorio y mejoría
del déficit motor pero con trastornos afectivo-conductuales. RMN normal. Reingresa por marcha
espástica, clonus en pierna derecha, empeoramiento de trastornos conductuales y disartria. LCR
normal. Lesiones en mucosa oral y surco balanoprepucial. RMN muestra lesión inicial, de mayor
extensión. Nuevo pulso con metilprednisolona. Evolución: severo deterioro de conciencia, coma,
se traslada a UTI, evoluciona con distintas complicaciones durante más de dos meses. Pasa a sala
vigil, comprende órdenes, mirada primaria central, pobre excursión palatina bilateral, reflejo
nauseoso conservado; cuadriparesia espástica, hiperreflexia generalizada, clonus y babinski
bilateral. Angiografía cerebral normal. ANA débilmente positivo. Alta con meprednisona 40mg.
Resultados:
A través de este caso pudimos comprobar que el diagnóstico es fundamentalmente
clínico y con RMN. La arteriografía y angiorresonancia diagnostican vasculitis. Diagnósticos
diferenciales: esclerosis múltiple, otras vasculits, lupus, síndrome antifosfolípido, neoplasias,
infecciones. Tratamiento: discutido, asociar corticoides e inmunosupresores (Infliximab,
Azatioprina y Ciclofosfamida).
Conclusiones:
Se presenta un caso de neuro-Behcet, que precedió a la manifestación de síntomas
generales.
161- IMPORTANCIA DE LA BIOPSIA CEREBRAL EN PACIENTES CON HIV/SIDA Y SÍNTOMAS
NEUROLÓGICOS
Hospital J M Cullen, Santa Fe, Santa fe.
Tarelli L, Figueroa E, Coppa J, Martinez C, Langhi J.
Introducción y objetivos:
es una situación frecuente hallarse ante pacientes con diagnóstico de
HIV/SIDA y síntomas neurológicos. Debido a las múltiples etiologías probables es un reto para el
neurólogo clínico llegar a un diagnóstico definitivo, hecho de extrema importancia ya que de esto
depende el tratamiento adecuado y lograr así mejorar el pronóstico. En este proceso nos valemos
tanto de la historia clínica, bioquímica sanguínea, serologías, neuroimágenes y en última instancia
de la biopsia. En el presente trabajo tratamos de mostrar la utilidad innegable de la biopsia
cerebral en casos seleccionados en el manejo de este tipo de pacientes.
Material y Métodos:
se reporta un caso atendido en el servicio de neurología.
Resultados:
paciente masculino de 23 años con antecedentes de uso de drogas ilícitas, con
factores de riesgo para ETS. Consulta por presentar luego de un TEC leve, crisis parciales de
hemicuerpo izquierdo. Al examen físico de ingreso paciente lucido, vigil, Glasgow 15/15, paresia
braquio-crural izquierda 3/5 con babinski del mismo lado sin signos de irritación meningea. Se
solicita resonancia magnética nuclear (RMN) de encéfalo con gadolinio donde se observa dicha