Página 16 - Suplemento 16 Congreso Argentino de Neurología

Versión de HTML Básico

de la enfermedad. No hemos observado cambios significativos en las sucesivas neuroimágenes. Si
bien la incidencia de esta patología es baja, creemos que la misma pueda estar subdiagnosticada,
por lo que consideramos que debe ser tenida en cuenta como diagnóstico diferencial ante la
presencia de alteraciones de la sustancia blanca en el adulto.
20- MIELITIS TRANSVERSA LONGITUDINAL EXTENSA INFLAMATRIO-AUTOINMUNE EN PACIENTES
SERONEGATIVOS PARA ANTICUERPOS ANTI-AQUAPORINA-4
1-Servicio de Neurología. Hospital Carlos G. Durand, Buenos Aires, Argentina. 2-Unidad de
Inmunología e Histocompatibilidad. Hospital Carlos G. Durand, Buenos Aires, Argentina.
Carnero Contentti E1, Hryb JP1, Morales S1, Gómez A1, Chiganer E2, Di Pace JL1, Lessa C2,
Perassolo M1.
Introducción y objetivos:
Mielitis longuitudinal extensa (LETM) en resonancia magnética (RM) es
una manifestación frecuente de la neuromielitis óptica (NMO) seropositiva para anti-aquaporina 4
(AQP4-ab). Sin embargo, no todos los pacientes con LETM son positivos para AQP4-ab. En la
práctica clínica, los seronegativos conllevan un reto diagnóstico y terapéutico. Objetivos: Evaluar y
comparar las características clínicas, paraclínicas y neuroimágenes de pacientes con LETM AQP4-
ab negativos.
Material y Métodos:
Se revisaron en forma retrospectiva 71 historias clínicas de pacientes con
clínica de mielopatía. Se incluyeron 27 pacientes con LETM al inicio quienes fueron remitidos para
consideración de NMO, esclerosis múltiple (EM) u otra enfermedad desmielinizante autoinmune.
Se recolectaron datos demográficos, clínicos, paraclínicos, radiológicos y diagnóstico. AQP4-ab fue
realizada por inmunoflorescencia indirecta en todos los pacientes y fueron comparados los
seropositivos (P-LETM) vs seronegativos (N-LETM). Prueba U de Mann-Whitney, chi-cuadrado o
Fisher test fueron utilizados. Una p<0.05 fue considerada significativa.
Resultados:
N-LETM fue observado en 19 pacientes y P-LETM en 8. Mujeres jóvenes (36.22 ±13.36
años) con alteración motora (85.18%), sensitiva (96.29%) y esfinteriana (77.77%) predominaron en
toda la muestra. La media de segmentos fue: 6.8 (±4.37). En el grupo N-LETM se llegó al
diagnóstico de NMO: 5, idiopática: 7, Lupus: 3, encefalomielitis (ADEM): 2 y EM: 1. Sexo femenino
(p=0.04) y RM de cerebro normal (p=0.02) se asoció a N-LETM. La presencia (p=0.04), número
(p=0.01) de recaídas y la inmunosupresión a largo plazo (p=0.02) se correlacionó con P-LETM. No
encontramos diferencias significativas en la edad, EDSS al nadir, clínica, asociación con
anticuerpos, bandas oligoclonales, localización y número de segmentos afectados en RM.
Conclusiones:
En este estudio, 27% de las N-LETM se convirtieron a NMO y sólo 5% fue debido a
EM. Sin embargo, 37% continua con diagnóstico de LETM idiopática. El sexo femenino y la RM de
cerebro inicial se asoció a N-LETM. Las P-LETM se asocian a recurrencias.