Página 160 - Suplemento 16 Congreso Argentino de Neurología

Versión de HTML Básico

Resultados:
Se incluyeron 11 pacientes (5 varones). La edad media fue 45,4 (DE 22,9). 5 pacientes
(45,5%) tuvieron mioclono palatino, 3 (27,3%) tuvieron nistagmus pendular y 1 (9,1%) tuvo una
oftalmoplegía internuclear bilateral. La hipertrofia del NOI fue bilateral en el 45,5% de los
pacientes. Las etiologías causantes fueron: lesiones vasculares 4 (36,4%), malformaciones
cavernosas 3 (27,3%), lesiones postraumáticas 2 (18,1%), un tumor glioneuronal de tronco (9,1%) y
una enfermedad mitocondrial (9,1%). Diez pacientes tuvieron lesiones en el sector posterior y
parasagital de la protuberancia, 1 paciente tuvo una lesión en el pedúnculo cerebeloso superior. 6
pacientes tuvieron controles radiológicos, con un tiempo de seguimiento de 33,2 meses (rango 24-
72). El tiempo transcurrido entre la lesión causante y la detección de la DOI fue 17,8 meses (rango
2-48). Solo en un paciente se observó reducción de volumen del NOI, con persistencia de la
hiperintensidad.
Conclusiones:
La DOH puede ser causada por diversas etiologías y tener compromiso bilateral aún
en lesiones unilaterales del TGM. El mioclono palatino fue el síntoma más constante como
presentación clínica. Encontramos que la latencia entre la lesión gatillo y la detección de la
hipertrofia puede cortar.
200- MAREO CRÓNICO POST TRAUMA DE CRANEO (TEC) LEVE
Hospital Italiano de Buenos Aires
Videla, G.; Bisonni, A.; Norscini, J.; Edgardo C
Introducción y objetivos:
El mareo es un síntoma frecuente luego de un trauma encefálico (TEC).
Los mecanismos por los que puede producirse mareos en general y vértigo en particular son
múltiples desde la liberación de otoconias generando un VPPB posttraumático hasta hemorragia
intralaberíntica o incluso lesiones a nivel del tronco encefálico. Existe un subgrupo de pacientes
que sufrieron un TEC leve (sin lesión encefálica evidente) en los cuales persiste el mareo por
periodos prolongados. Objetivo: Identificar posibles factores relacionados con la cronicidad del
mareo en la población que sufrió un TEC leve.
Material y Métodos:
Se analizaron historias clínicas desde 2006 al 2015 de pacientes que
presentaron mareos vinculados con un TEC de grado leve. Se excluyeron pacientes con causa
periférica: VPPB, hipofunción vestibular, contusión laberíntica. Neuroimagen normal.
Resultados:
Se identificaron 454 pacientes con TEC y mareos o vértigo, de los cuales 98 pacientes
cumplieron con los criterios de inclusión. El 63 % fueron mujeres (n= 62). Se dividieron en 2 grupos
acorde al tiempo de recuperación subjetiva de la sintomatología: 1 - Aquellos que resolvieron su
mareo con DHI (Dizziness hándicap inventory) menor a 14 o similar previo al TEC (M45 H30) 2- Los
que persistieron con síntomas a la fecha de evaluación final (3 meses) (17 mujeres / 6 hombres).
Conclusiones:
Encontramos una relación significativa con la cronicidad del cuadro en los casos en
los que el traumatismo tenía relación con el lugar de trabajo, también cuando la subescala