Página 185 - Suplemento 16 Congreso Argentino de Neurología

Versión de HTML Básico

cirugía. Existe mayor consenso de elegir por anticoagulación o cierre ante defectos complejos. La
decisión es individualizada y multidisciplinaria.
Conclusiones:
El ASIA multi-fenestrado es infrecuente. Se asocia a mayor riesgo de recurrencia
luego de un ACV. El mejor tratamiento sería el cierre con dispositivo vía cateterismo. En nuestra
paciente, al descartar etiologías habituales, sugerimos una asociación causal. Consideramos este
caso de interés, ya que tanto el defecto como su manejo se encuentran poco comunicados.
232- Accidente cerebrovascular isquémico durante el uso de anticoagulantes orales directos
Centro Integral de Neurología Vascular, Instituto de Investigaciones Neurológicas Dr. Raúl Carrea,
FLENI, Buenos Aires, Argentina
Alet MJ, Pujol Lereis VA, Ameriso SF
Introducción y objetivos:
Los anticoagulantes orales directos (DOAC) tienen un perfil de eficacia y
seguridad superior a los antagonistas de la vitamina K en prevención de accidente cerebrovascular
(ACV) secundario a fibrilación auricular no valvular (FANV). La experiencia de uso en nuestro
medio es escasa. El objetivo del presente trabajo es describir “falla terapéutica” de DOAC en la
práctica cotidiana.
Material y Métodos:
Pacientes consecutivos (junio 2013 - mayo 2016) que presentaron un evento
isquémico agudo (ACV o ataques isquémicos transitorios - AIT) bajo tratamiento con DOAC. Se
analizaron características demográficas y clínicas, DOAC utilizado, dosis, adherencia y manejo
posterior.
Resultados:
Doce pacientes tuvieron un evento isquémico bajo tratamiento con DOAC (10 ACV y 2
AIT). Edad promedio 73 ± 6,3 años, 75% hombres. Indicación de DOAC: FANV, 10; ACV
cardioembólico no FA, 1; síndrome antifosfolipídico, 1. Antecedentes: hipertensión (83%),
dislipemia (83%), ex–tabaquismo (75%), ACVs previos al evento índice (66%), sobrepeso (50%),
diabetes (25%). DOAC: dabigatrán, 6; apixabán, 4; rivaroxabán, 2. Causas asociadas a “falla
terapéutica” de DOAC: dosis incorrecta, 2; discontinuación, 4; segunda posible etiología, 4;
ninguna de las anteriores (posible “falla terapéutica” genuina), 2. Las dos “fallas terapéuticas”
genuinas fueron AIT. Tratamiento posterior al nuevo evento: se corrigió dosis del DOAC y se re-
educó sobre la toma del mismo, 6; se ajustó tratamiento para otras etiologías, 4; se rotó a otro
DOAC, 1; se sumó antiagregación, 1.
Conclusiones:
La “falla terapéutica” de los DOAC en nuestro medio parece asociarse
principalmente a problemas de adherencia, errores en dosificación u otra etiología asociada. Estos
resultados enfatizan la importancia del correcto diagnóstico y educación del médico tratante y del
paciente. No existen aún recomendaciones en la literatura sobre el manejo de las “fallas
terapéuticas” genuinas.