Página 186 - Suplemento 16 Congreso Argentino de Neurología

Versión de HTML Básico

233- INFARTO LATERAL DE BULBO EN PACIENTES NO ATEROSCLERÓTICOS CON TRAYECTO
EXTRACRANEAL DE LA ARTERIA CEREBELOSA PÓSTERO-INFERIOR
Centro Integral de Neurología Vascular, Instituto de Investigaciones Neurológicas Dr Raúl Carrea,
FLENI, Buenos Aires, Argentina y Servicio de Neuro-Radiología Intervencionista, Sanatorio de la
Trinidad, San Isidro, Buenos Aires, Argentina
Alet, Matías J; Pujol Lereis, Virginia A; Lemme-Plaghos, Luis A; Ameriso, Sebastián F.
Introducción y objetivos:
La arteria cerebelosa póstero-inferior (PICA) tiene origen intracraneal en
el 95% de los pacientes. Este vaso raramente surge por debajo del agujero magno, presentando
trayecto extracraneal y quedando expuesto a traumatismos, manipulación cervical e
hiperextensión cefálica. Presentamos dos casos de infarto lateral de bulbo durante actividad física
en sujetos con origen extracraneal de PICA.
Material y Métodos:
Caso 1: Varón de 21 años, sano. Luego de traumatismo cervical y torácico
mientras jugaba al rugby, instala súbitamente síndrome cerebeloso derecho y ataxia de tronco. En
resonancia magnética (RM) se evidenció infarto lateral derecho de bulbo. La angiografía digital
mostró origen de PICA derecha extracraneal con trayecto caudal formando un asa descendente.
Ecocardiograma trans-torácico y trans-esofágico (ETT y ETE), monitoreo ECG de 24 horas y Doppler
de vasos de cuello (DVC) sin hallazgos patológicos. Caso 2: Mujer de 56 años, sana. Luego de
esfuerzo físico intenso presentó súbitamente síndrome de Wallenberg. En RM y angioRM se
evidenció infarto lateral en unión bulbo-medular y paravermis derecho, hematoma mural en
arteria vertebral derecha (V3) y origen extracraneal de PICA derecha. ETT, ETE, DVC y monitoreo
ECG de 24 hs no mostraron hallazgos significativos. Ambos casos se interpretaron como ACV
posiblemente secundarios a disección traumática de PICA.
Resultados:
Entre el 5-10% de las PICAs tienen origen extracraneal y presentan relación con
estructuras óseas y articulares de la zona. El trayecto extracraneal de la PICA, fácilmente
identificable en imágenes, podría exponer al vaso a disección traumática y eventos
cerebrovasculares.
Conclusiones:
Ante este hallazgo, especialmente en ausencia de otros factores de riesgo vascular,
una relación causa-efecto debe ser considerada para orientar estrategias diagnósticas y
terapéuticas.