El grupo de Sueño comparte ...Trabajo por turnos rotativos y el impacto en rendimiento, salud y calidad de vida. Dra. Silvana Maggi

Sección Medicina del Sueño

 

 

 

Trabajo por turnos rotativos y el impacto en rendimiento, salud y calidad de vida.

Dra. Silvana Maggi

Los trastornos del sueño por alteración del ritmo circadiano se definen por alteraciones en el ciclo sueño/vigilia como consecuencia de desarreglos de los sistemas circadianos endógenos (Reloj biológico) y los requerimientos de

sueño y vigilia impuestos por rutinas laborales, sociales o educativas.

De esta situación resulta un deterioro en el funcionamiento diurno y nocturno.

El diagnóstico se realiza mediante una detallada anamnesis, con el uso de diarios de sueño y vigilia y de actígrafos. La polisomnografía no se indica de rutina. Sin embargo, puede ser de gran utilidad cuando se sospecha otra patología

del sueño concomitante.

Los trastornos del ritmo circadiano por turno rotativos (TrcTR) se observan en el 10% de los trabajadores nocturnos y asciende al 40% en el caso de poblaciones especiales, como enfermeros.

Este trastorno se caracteriza por presentar excesiva somnolencia durante el período requerido de atención (horario laboral) e insomnio durante el momento disponible para dormir, por lo general, diurno.

En el TrcTR se produce por una desalineación circadiana cuando el período de atención, es decir la vigilia, ocurre en una fase inadecuada, en relación a los ritmos circadianos fisiológicos. Además, se agregan cambios en la secreción de melatonina, producto de la exposición lumínica durante las horas nocturnas, en el entorno laboral. Esto general una reducción en 1 a 4 hs de tiempo total de sueño y marcada somnolencia durante el momento laboral, dada la tendencia fisiológica de reducir el nivel de alerta por la noche.

En el caso de los trabajadores nocturnos el reloj biológico no está alineado con el sueño diurno, ya que el punto de mínima temperatura corporal (Tmin) por lo general se mantiene en la noche (momento laboral). Este aspecto es un

importante objetivo terapéutico, dado que si se logra modificar el momento de Tmin, se podría favorecer el alerta

en el momento laboral y el sueño diurno.

Este turno laboral, por lo general se asocia a mayor intensidad de síntomas. Hay factores como la edad, el cronotipo,

un trastorno de sueño asociado y la distancia al hogar, que impactan en la presentación clínica del TrcTR.

En los días no laborales, por lo general este tipo de trabajadores tienden a intentar volver al esquema de sueñovigilia “convencional”, lo que favorece aun más el desfasaje circadiano.

La excesiva somnolencia puede ser más marcada en la segunda mitad de la jornada laboral nocturna o en el

momento de regresar al hogar, lo que aumenta el riesgo de accidentes laborales y viales.

El impacto en salud del TrcTR es amplio. Por lo general son personas que padecen de fatiga crónica, cambios en el humor, dispepsia, reducción de la libido, trastorno de fertilidad, mayor riesgo de abuso de sustancias, obesidad,

hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y hasta mayor riesgo de cáncer, según lo reportado en la bibliografía.

En materia de rendimiento laboral, son trabajadores con mayor nivel de ausentismo, menor eficiencia en sus tareas y con mayor riesgo de errores y accidentes.

El diagnóstico de este trastorno es prioritario, para poder ofrecerle al paciente diferentes estrategias farmacológicas y no farmacológicas que reduzcan la sintomatología y el impacto en salud.

Es necesario un minucioso interrogatorio, que revele información sobre las rutinas personales, familiares y laborales, un diaria de sueño-vigilia de no menos de 15 días y el uso simultáneo de actígrafo.

Los principales objetivos del tratamiento son:

 Mejorar el nivel de alerta durante las horas laborales

 Mejorar la calidad de sueño durante el tiempo disponible para dormir

Desde el punto de vista no farmacológico, es importante favorecer una adecuada higiene del sueño, realizar siestas programadas previo al ingreso laboral y, de ser posible, trabajar en una educación integral sobre el trastorno con el

paciente y su familia.

La terapia lumínica es una arista fundamental. Tiene efecto promotor de la vigilia, que se logra con mayor intensidad con un espectro de luz azul. Poder controlar la exposición lumínica y la oscuridad favorece la re-organización del

ritmo circadiano de sueño y vigilia.

Normalmente el punto de Tmin ocurre 2-3 hs antes del final del sueño. La exposición lumínica a luz brillante (más de 1000 lux) durante la noche (especialmente entre la medianoche y las 4AM) y el uso de lentes de sol muy oscuros

durante el regreso al hogar, favorece el retraso de fase, lo que permitiría mejorar el nivel de alerta durante el trabajo y el momento de sueño en horas diurnas.

Con respecto al tratamiento farmacológico, la melatonina tiene un papel protagónico. Con el objetivo de generar un retraso de fase, el trabajador nocturno deberá tomar melatonina tras despertarse de sus horas de sueño diurno. SI

por el contrario, prefieren tener las horas de sueño antes de la jornada laboral, se deberá buscar un adelanto de fase con la toma de melatonina durante la tarde, antes de dormir.

Es importante considerar la combinación de melatonina con terapia lumínica y entrenar al trabajador para que los días de descanso o franco, no se genere un corrimiento mayor.

Otras estrategias farmacológicas están orientadas al tratamiento sintomático. Se pueden utilizar fármacos promotores de la vigilia previo al ingreso a la jornada laboral o bien inductores del sueño para el momento de sueño

diurno, cuando el paciente refiere insomnio.

 

BIBLIOGRAFÍA:

1. Circadian Rhythm abnormalities. Continuum (Minneap Minn) 2013;19(1):132-147

2. Shift work: health, permorfance and safety problems, traditional countermeasures, and innovative

management strategies to reduce circadian misalignment. Smith M. and col. Nature and science of sleep

2012:4 111-132.